Osteoporosis

Durante la Menopausia, el organismo de la mujer sufre varios cambios, algunos de ellos son claramente perceptibles como los trastornos del sueño, los bochornos o las fluctuaciones en el estado de ánimo, pero otros no se presentan de forma tan evidente, aunque no por ello son menos importantes.
Una de éstas alteraciones es la OSTEOPOROSIS, nombre científico con el que se designa a la pérdida de los minerales que forman parte de los huesos, haciéndolos de un aspecto más esponjoso y por consecuencia más frágiles.

En el climaterio, por la falta de estrógenos (hormona sexual femenina), la pérdida de material óseo es mayor que en los años previos. Así, si a los 35 años los huesos contenían alrededor de 1,200 miligramos de minerales por cada centímetro cuadrado, a los 60 años ésta cantidad es de únicamente 700 miligramos, es decir que nuestro sistema óseo es, a ésa edad, doblemente frágil.


CONSECUENCIAS DE LA OSTEOPOROSIS


Cuando una persona padece Osteoporosis, la resistencia a los golpes producidos por caídas o accidentes disminuye en forma notable y es común que se produzcan fracturas en los huesos de la columna vertebral, la cadera y la articulación de la muñeca. Habitualmente estas fracturas son dolorosas, deformantes y pueden llegar a incapacitarnos.


Otras de las consecuencias de la Osteoporosis, son la pérdida de la estatura y el encorvamiento de la espalda, debidos a la deformación de las vértebras de la columna. FACTORES DE RIESGO
Se conoce como factores de riesgo a las condiciones que predisponen a que un individuo contraiga algún padecimiento.
En el caso de la Osteoporosis, identificamos los siguientes:
  • Climaterio
  • Menopausia temprana
  • Pérdida de estatuta mayor a 3 centimetros por año
  • Fractura de huesos debida a un golpe leve
  • Estatura menor a 1.55 metros
  • Complexión delgada
  • Piel blanca
  • Edad mayor de 40 años
  • Casos de osteoporosis en la familia
  • Alcoholismo
  • Tabaquismo
  • Tomadoras de café
  • Nutrición deficiente (Calcio)
  • Ingesta de medicamentos como cortisona o antiepilépticos
  • Inactividad física.

PREVENCION


A la Osteoporosis es más fácil prevenirla que tratarla, por lo que el inicio de las medidas para evitarla, se deben implementar lo antes posible.
Si bien la Osteoporosis se presenta alrededor de la quinta década de la vida, la pérdida de la masa muscular, fuerza y flexibilidad, se inicia poco después de los cuarenta años. por esta razón iniciar en este momento un programa de acondi-cionamiento físico y llevar una dieta balanceada, rica en minerales y proteínas, reportará beneficios que no se reflejarán únicamente en una apariencia más juvenil y saludable, sino que además ayudará a mantener la fortaleza de los huesos.
Otras medidas útiles en la prevención de la Osteoporosis, son la reducción en el consumo de cigarrillos, café y bebidas alcohólicas, así como el tratamiento de sustitución de estrógenos.

EJERCICIO


La caminata, gimnasia rítmica, ejercicios aeróbicos de bajo impacto, natación y yoga, son actividades que ayudarán a mantenerse al mismo tiempo esbeltas y sanas, así como a prevenir la Osteoporosis, sin presentar riesgo para el sistema óseo.

TRATAMIENTO MEDICO


Hoy, gracias a los adelantos farmacológicos, la perspectiva de un futuro promisorio se abre para las mujeres en la prevención y el manejo de la Osteoporosis.
Varios reportes médicos han demostrado que un tratamiento sencillo basado en la terapia hormonal sustitutiva, la administra-ción de calcio y otros minerales, así como un adecuado programa de ejercicio, no únicamente evita la pérdida de material óseo, sino que lo restituye.
Otros temas:


Volver a la página principal